“O se ha” y el señor de las barbas.

Vaya por delante que este post está dedicado, además de a mis lectores habituales, a los participantes del magnífico Postgrado de Protocolo, Comunicación e Imagen de la Universidad de A Coruña que dirige mi amiga Olga Casal y del que me honro ser ponente.

Fue en A Coruña donde me topé con la fotografía que reproduzco. No tiene desperdicio porque deja en muy mal lugar al ministro del interior. ….nunca mejor dicho. Con todos los respetos para el Ministro, podría haberla titulado ¿Dónde está Wally?.

Si las fotografías deben “hablar por sí mismas”, ésta necesita de una explicación que, a más abundancia, está muy mal ejecutada. El pié de la misma dice: “El ministro del interior, durante la reunión con víctimas del terrorismo, entre ellas Pilar Manjón” .

Dónde está el ministro del interior
¿ Dónde está el ministro del interior?

No es el ministro. Lamento decir que no se quién es. Me refiero al señor que ocupa la presidencia: EL SEÑOR DE LAS BARBAS.

Las presidencias se hacen identificables, entre otros elementos, con la distribución  de determinados símbolos.  En este caso, mientras la presidencia -marcada efectiva y explícitamente por las banderas- está ocupada por alguien desconocido, el Ministro permanece entre la masa participante.

El desconocido señor de las barbas ha ocupado, por un rato, el lugar que corresponde al Ministro. La fotografía muestra el momento de gloria inesperada del desconocido señor pero también la negligencia y mala actuación de quien ha organizado y distribuido los puestos y las banderas en esa reunión. Lo dije hace meses y lo repito ahora: Corren malos tiempos para la lírica del protocolo oficial.

La prensa fotografía, primero, lo que le conviene y, en 2º lugar, lo que “le ponemos delante”. Una fotografía a tres columnas “cuenta muchas cosas” y en esta ocasión a mi me sugiere una pésima organización porque:

  1. O SE HA indicado al ministro un lugar inapropiado.
  2. O SE HA colocado al señor de la barba del fondo en un lugar que no le corresponde.
  3. O SE HA distribuido mal las banderas.
Demasiados ” O SE HA“.

La conclusión es que el que organizó la reunión – es decir, el responsable de protocolo- no sabe muy bien por dónde le da el aire.

Prueba de lo anterior es la fotografía que publicó el país el mismo día en la que, ante la confusión generada por el organizador al colocar a alguien que no es ministro en el lugar que todo el mundo identifica con la presidencia – donde se encuentra las banderas- hace una aclaración en el pié de la fotografía: “El ministro Jorge Fernández (tercero por la derecha), en la reunión con Voces contra el terrorismo, Foro Hermua y otras asociaciones”. Mas claro, el agua. Para mi, lo que quiere decir el pié de foto es:  “Por favor, no crea usted que EL SEÑOR DE LAS BARBAS es el ministro, que no es así. El ministro es el tercero por la derecha. El responsable de protocolo estaba haciendo la compra y fue un fontanero -aficionado a la jardinería-  quien distribuyó a los participantes. Gracias por su comprensión”

Ni que decir tiene que el simple detalle de “tirar la fotografía” con otro ángulo la hace más comprensible.

Ahí va la demostración.

Fotografía de El País donde se aclara que el Señor de las Barbas no es el ministro del interior.
Fotografía de El País donde se aclara que el Señor de las Barbas no es el ministro del interior.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

11 comentarios

  1. Mil gracias, Juan de Dios.
    No debería decir yo nada, pero no sé qué ocurre últimamente, parece que los jefes de protocolo no están realizando sus tareas. Creo que antes, hace pocos meses, no era tan evidente, ahora no me lo explico.
    Por último, no estaría de más que hicieran los protagonistas algún curso de protocolo. Todavía estoy preguntándome por la foto del Bicentenario de la Constitución de 1912 (La Pepa) ¿Era tan difícil que SS.MM los Reyes, hubieran cambiado sus lugares, por ejemplo? Por no hablar de los poderes que faltaron en ella.
    Y en esta fotografía del Ministro del Interior con las familias de las víctimas del terrorismo, como muy bien dices, los símbolos dan a entender para qué están.
    ¿Será que se piensa que las banderas tienen que estar y nada importa si marcan la presidencia?

    Te reitero mi agradecimiento por haberlo compartido e impartir estas clases gratuitas en las que tanto aprendo.

    Recibe un cordial saludo.

    Ana Belén.

  2. Me alegra que te gusten mis post y que te ayuden. Yo aprecio muy sinceramente tus comentarios.
    Saludos afectuosos.

  3. Gracias Juan de Dios por un ejemplo tan gráfico de lo que no se debe hacer. Mal por parte de los organizadores pero me pregunto, ¿donde estaba el equipo de protocolo del Ministro para evitar esta situación ?

  4. Verás Raquel, aún cuando el equipo de protocolo estaba presente (fíjate en la cartelería que “posiciona” a los miembros del ministerio) no parece que lo hayan hecho muy bien. ¿Ignorancia o desidia?. Cualquiera de las dos son malas consejeras del protocolo.
    Gracias por el comentario.

  5. Creo que otro gran despiste (o fallo) fue no poner carteles para todos y cada uno de los miembros de la mesa. A mi parecer, queda muy mal que todos no estén identificados, ¿acaso no sabían quiénes iban a la reunión y a quiénes representaban? ¿para qué están las secretarias entonces? ¿o es que se saben los nombres de todos para dirigirse a ellos?
    No se si opinas lo mismo que yo.
    Un saludo.

  6. La verdad es que yo también me lo he preguntado. ¿Por qué unos con carteles y otros no? Quizá la reunión sea un poco improvisada…
    Saludos cordiales y gracias por el comentario.

  7. Juan, muchas gracias por tu dedicatoria a nuestros alumnos del postgrado de protocolo, comunicación e imagen corporativa de la Universidade da Coruña. Para nosotros fue un placer tenerte aquí.
    Con respecto al post y la foto que comentas, creo que el cúmulo de errores que reflejan es incuestionable: no se sabe si quisieron hacer una presidencia francesa a la inglesa o al revés, pero está claro que el lugar que todo el mundo identifica como presidencia no está ocupado por la persona que corresponde. Lo de las cartelas también es otro enigma sin explicación posible. En fin. Menos mal que este ejemplo nos sirve para ilustrar a nuestros alumnos en lo que NO se debe hacer.
    Un abrazo, compañero.

  8. La fotografía pone de manifiesto un cúmulo de despropósitos. Si seguimos desmenuzándola, seguro que aparecen más fallos.
    Saludos afectuosos.

  9. Son 4 politicos frente a 6 representantes de asociaciones, los politicos tienen su cartel, tal vez intentaron hacer una mesa redonda pero la mesa era rectangular, tal vez la reunión fue por la tarde, y el jefe de Protocolo no fue a trabajar por lo que el Ministro pasó del Protocolo y se sentó donde el pensó que debía hacerlo.
    Lo que no piensan los politicos es que las fotos circulan por los MC y que a quien hacen quedar mal es a los Jefes de Protocolo, a ellos les da lo mismo.

  10. En cualquier caso todo es un poco desastroso y muy mal lo está haciendo el responsable de protocolo si, porque la reunión es por la tarde, el no va a trabajar.
    No estoy de acuerdo contigo en que a los políticos les da igual “la foto”. La mayoría son muy conscientes de la improtancia de la comunicación y estos puestos, los relacionados con la comunicación y cada vez más los de protocolo, son considerados como estratégicos para hacer política.
    Gracias Teresa por los comentarios.
    Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.