Las fortalezas de POTUS (I)

¿Han pasado 4 años?. Sí. Casi cuatro años después, se podría hacer un boceto de la estrategia de imagen pública que ha seguido POTUS (President Of The United States).

Obama sigue en directo el asalto al santuario de Bin Laden
Obama sigue en directo el asalto al santuario de Bin Laden

Sin ánimo de sentar cátedra, me parece interesante destacar algunos aspectos que le han servido de palanca para afianzar su perfil. Todo lo que el equipo de Obama fotografía, filma y publica está pensado, ejecutado y editado para ofrecer una percepción de cercanía y naturalidad que nunca antes se había puesto en práctica en un responsable político de tan alto nivel. Tanta cercanía, sin duda, entrañaba el riesgo de que la imagen de Obama  fuera percibida como la de uno de tantos cuando un POTUS, en ningún caso, es un hombre cualquiera. Para evitar la idea de excesiva cercanía sin abandonarla, los asesores de Obama han diseñado estrategias comunicativas en las que el presidente ha podido ser observado en momentos solo reservados a quien desempeña la alta responsabilidad de dirigir los EE.UU.

Un discurso de Obama corregido de su puño y letra.
Un discurso de Obama corregido de su puño y letra.

Así, a la imagen de proximidad y poco dramática de tomar una cerveza con colaboradores en el jardín de la Casa Blanca, correspondía la publicación de otra en la Sala de Crisis de la residencia presidencial o la tan famosa del asalto al santuario donde se encontraba Bin Laden. Todo está medido y equilibrado. Tanto es así que hemos visto con  absoluta normalidad  desde las suelas de los zapatos desgastados del Presidente de EE.UU hasta discursos corregidos de su puño y letra en los que se pretende impulsar la idea de un Presidente que toma decisiones y decide hasta en los más mínimos detalles.

Durante su campaña Obama "desgastó" mucha suela. La foto es de Callie Shell
Durante su campaña Obama «desgastó» mucha suela. La foto es de Callie Shell.

Entre las que considero FORTALEZAS más importantes del Presidente Obama y que han contribuido al impulso y potenciación de su imagen yo destacaría:

a) Su apariencia e indumentaria. No cabe la menor duda que su indumentaria no dista en absoluto de los patrones occidentales que hacen identificable a un político. Obama no sale del traje oscuro. Es muy raro que se deje fotografiar con camisa distinta a la blanca y suele utilizar corbatas bastante sobrias. Con algunas excepciones que no hacen más que confirmar la regla, en algunas ocasiones en que debe mostrar su cercanía y que el tono de una reunión es distendido, abandona la americana para quedarse en mangas de camisa, cuyos puños dobla hasta llegar al codo. Por cierto que la única ocasión en que se le observa con la americana desabotonada, estando en pié, es cuando no lleva americana. Todo los Presidentes son «tradicionales» antes que «fashion» y Obama, sin ser menos, en pocas ocasiones viste casual. El traje oscuro le hace ser más alto para el observador aunque sus 1,84 y un buen tiro de cámara es más que suficiente para que siempre aparezca «grande».

Obama utiliza el patrón de indumentaria para políticos occidentales.
Obama utiliza el patrón de indumentaria para políticos occidentales.

b)    Su estilo de vida. Obama ha sabido destacar y utilizar a su familia. La familia es un factor de credibilidad para cualquier candidato o político en el poder. En España, la ley de protección de menores impide que estos sean fotografiados y, por tanto, que sean utilizados en campañas políticas. En Estados Unidos, sin embargo,  la familia no solo no es un problema sino que pertenecer y ser el cabeza de una familia “al uso” – padre, madre e hijos- es seña de estabilidad  emocional, un plus de confianza para el elector y, por tanto, un elemento más a sumar en la cuenta de percepciones positivas, en este caso, de Barack Obama. Algunas muestras las tenemos en las innumerables veces que se ha fotografiado el “estilo de vida familiar” de los Obama. No es nimio, por tanto, que en su primer discurso tras ganar las elecciones Obama prometiera a sus hijas un cachorro de perro que, por cierto, también ha pasado a formar parte de la familia. Si estos detalles familiares carecieran de importancia, ¿por qué la familia es utilizada de forma tan recurrente por Obama y sus asesores?

El estilo de vida de B. Obama es muy familiar. La foto es de Pete Souza.
El estilo de vida de B. Obama es muy familiar. La foto es de Pete Souza.
Obama, en un momento de su campaña, recibe el apoyo de su familia. La foto es de Callie Shell.
Obama, en un momento de su campaña, recibe el apoyo de su familia. La foto es de Callie Shell.

c) Su aspecto físico.

Sin duda la altura de Obama (1,84 m.) y su peso (81 kg) le han ayudado a ser aceptado entre el segmento femenino y también por la fracción masculina como ideal de hombre. Obama es alto y siempre se nos ha ofrecido una imagen de dinamismo de su persona. Lo vemos jugar baloncesto con sus colaboradores o correr junto a la mascota presidencial Bo. Además, resulta apuesto y elegante sumando a estas cualidades su tan manida estudiada y diseñada sonrisa perfecta.

Obama juega a fútbol americano con Bo.
Obama juega a fútbol americano con Bo.
Si B. Obama no tuviese esos pectorales no hubiese sido fotografiado saliendo del agua.
Si B. Obama no tuviese esos pectorales no hubiese sido fotografiado saliendo del agua.

Me quedan por citar otros importantes aspectos relacionados con sus fortalezas, pero eso queda para el siguiente post.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.