Yo no estuve allí.

Antes de comenzar debo advertirte que este post no tiene nada que ver con el protocolo, aunque sí que se refiere a las formas en que unos y «los otros» han trasladado su particular visión de  la JMJ. Yo me considero del grupo de los unos.

No tiene nada que ver con la imagen, aunque algunas de las que verás valen más que un millón de palabras.

Tampoco tiene que ver el artículo con la comunicación aunque todo lo vivido en la JMJ ha sido traslado y comunicado a todo el globo terráqueo. Lo que leas tiene poco de protocolo, imagen y comunicación y mucho de vivencias personales. Me atrevo a afirmar que no tiene nada con la religión. Me limito a explicar lo visto, lo vivido, lo experimentado y algún que otro dato. Toda una grata y enriquecedora experiencia personal y, por qué no decirlo, profesional.

Yo iba  a trabajar como voluntario de la JMJ con mi amigo José Carlos Sanjuán que ha dirigido el Departamento de Protocolo. Pero me lo perdí todo. No pude asistir a la plaza de Cibeles, no presencié el Via Crucis y, aunque acudí a Cuatro Vientos, no participé ni en la Vigilia ni en la Misa del Domingo. Tampoco asistí al encuentro de los voluntarios con S.S. el Papa. Y no estuve allí porque la JMJ me encomendó dirigir el CECOV (Centro de Coordinación de Voluntarios) que ha sido el órgano en el que durante veinticuatro horas al día, desde el 15 hasta el 22 de agosto, se han atendido las incidencias que afectaban a peregrinos, voluntarios y organización.

Alguien me comentó que las Jornadas Mundiales de la Juventud celebradas en Madrid se constituían en el tercer evento del mundo en cuanto a movimientos de personas. En primer lugar estarían las Olimpiadas; en segundo lugar los Mundiales de fútbol y la JMJ ocuparía el tercer lugar. Sin embargo, ni Olimpiadas ni Campeonato del Mundo de fútbol atienden las necesidades de alojamiento, desplazamiento y manutención de más de 500.000 personas acreditadas y 25.000 voluntarios. Ninguna organización lo ha hecho y esta circunstancia es incuestionable. La labor de años -desde que S.S. anunció que la JMJ se celebraría en Madrid- ha dado un rendimiento excelente y la organización ha sido magnífica. Para estos menesteres, aunque a algunos les pese, los españoles siempre damos la talla. La organización y ejecución con éxito de grandes eventos nos viene como anillo al dedo.

Os proporciono algunos datos: Se han gestionado 1700 alojamientos en la Comunidad Autónoma de Madrid y en su extrarradio, que han albergado y dado cobijo a más de 500.000 peregrinos acreditados, millones de raciones de desayuno repartidas -comidas y cenas se realizaban en restaurantes concertados- , más de 1.750.000 peregrinos en Cuatro Vientos y una decena de sedes donde se han celebrados actos. Frente a ello, apenas unos cientos de manifestantes en contra de la celebración que ha sido integramente costeada con fondos proporcionados por los participantes y patrocinada por empresas privadas que, dicho sea de paso, también se han visto beneficiadas. Madrid ha tenido unos ingresos adicionales de 150.000.000 €,s además de proporcionar una imagen de credibilidad al mundo que impulsará la percepción de ciudad preparada para acoger, por ejemplo, unas olimpiadas. Es necesario destacar el comportamiento de peregrinos y voluntarios, que han dado muestras de civismo y han contribuido, con su exquisito proceder, al éxito de la JMJ de Madrid.

De la JMJ me queda el grato sabor de la misión cumplida y la satisfacción personal de haber participado con humildad y absoluto desinterés en su organización. Además también tengo algunas fotografías y un vídeo que os dejo y que acentúan la brecha entre UNOS y «los otros». ¡ Viva la diferencia!

No dejéis de echar un vistazo a este vídeo que pone a cada uno en su lugar.

Este post está dedicado a todos los voluntarios y muy especialmente a aquellos que me honrraron con su confianza y apoyo incondicional en la tarea y responsabilidad de dirigir el Centro de Coordinación de Voluntarios de las JMJ (CECOV). Para ellos -apenas unos 100- , a los que exigí mucho mas de lo exigido a otros voluntarios, mi reconocimiento,  consideración y profundo aprecio.

El esfuerzo ha merecido la pena, aunque yo no estuve allí.

GRACIAS.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

9 comentarios

  1. ¡Enhorabuena Juan, por haber estado el primero con tu trabajo, dedicación y ejemplo!

    El vídeo lo había visto y si breve dos veces bueno, resume el ejemplo de la juventud católica.

  2. Bienaventurado Juan que pudiste aportar tu granito e arena,pudiste estar en el lugar y sentir vibrar a la juventud.
    Esto es un acto de Fe, Alegría y un gran AMOR.
    Gracias por escribir este artículo
    Siempre me acurdo de vos en el último almuerzo del curso
    Un abrazo y hasta pronto
    María Angélica Suárez Argentina

  3. Gracias por la mencion, Juan, bien sabes que para nosotros tambien fue una experiencia de lo mas enriquecedora formar parte del CECOV y trabajar a tus ordenes!!jeje
    Te mando un abrazo virtual gigantesco!!!
    JUDIT

  4. Todo un honor el haber vivido esta experiencia contigo y el resto de voluntaios del CECOV. Durante la semana de convivencia, sí, convivencia porque la 4ª planta del edificio APOT se convirtió en nuestra vivienda, sin pretenderlo, me has enseñado cómo dirigir sin mandar, algo que me será muy útil en mi labor de maestra. Muchisimas gracias por todo a todos. Tenéis vuestra casa en Córdoba.

  5. Muchisimas Gracias Juan por el articulo! Creo q se puede decir que todos los que hemos pertenecido al CECOV estamos muy orgullosos de haberlo hecho y haber podido aportar nuestro granito de arena al buen funcionamiento de este maravilloso encuentro. Gracias a personas como tu, estas labores son mas humanas a la par que profesionales. Un saludo.
    GEMMA

  6. Muchas gracias Juan de Dios por tu comprensión, humildad, trabajo, capacidad y preparación. Un gran líder y un excelente ejemplo. encantado de haber trabajado contigo.
    Un abrazo,

  7. Es verdad que nos perdimos algunas cosas, pero también pasamos algunos momentos estupendos que los demás no tuvieron; esos viajecitos a Arganda y Guadalajara, je, je. Y la buena pandi que hacíamos, vamos, ¡que valió la pena!, si pudiera repetía.

  8. Muchísimas felicidades por el artículo, el vídeo y, sobre todo, por el trabajo de voluntario. Yo sí estuve allí, como peregrina pero responsable de un pequeño grupo, así que estuve y a la vez no, lo viví y lo sufrí, el estrés, la gente, la alegria y la música, la tensión y la paz. El trabajo de los voluntarios fue impresionante, tantas horas dedicadas. Al principio quise ir de voluntaria, quizás en temas de protocolo, pero estaba llamada a otra función, cada uno en su lugar, organizadores, voluntarios, jóvenes peregrinos, nacionales y extranjeros, ciudadanos de Madrid, acogedores en los Días en las Diócesis. Entre todoshicimos de esta JMJ Madrid 2011 todo un éxito

  9. Dos cualidades definen mi experiencia en la JMJ de Madrid: maravillosamente única. Y parte de ese recuerdo lo constituyen la labor de mis compañeros voluntarios del CECOV. Gracias Juan de Dios por cumplir con tu labor de la mejor manera posible y por seguir dando estas muestras de tu profesionalidad. Me permito publicar tu página en mi perfil de facebook. Gracias !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.