Imagen de candidatos en la campaña electoral.

En el anterior post valoraba la posibilidad de que la imagen jugara un papel fundamental frente al contenido programático en las elecciones municipales y autonómicas del pasado domingo 22 de mayo. Definitivamente, la crisis ha sido decisiva en lo que a resultados se refiere pero lo que os presento no hace más que corroborar lo que puse de manifiesto en mi anterior artículo.Cuando no se tienen capacidad para ganar adeptos se recurre a argumentos esperpénticos y groseros como el utilizado por Soledad Sánchez Mohamed, candidata del Partido Democrático de Ciutadella a la alcaldía de esta ciudad menorquina. Viene a decirnos -pretendiendo insultar la inteligencia del elector- que “tiran más dos tetas que dos carretas”. No sé cuál ha sido el resultado de las elecciones en Ciutadella pero supongo -y también espero- que los votantes no se habrán dejado seducir más por sus encantos como hembra que por sus capacidades como política. 

¿ Dos grandes argumentos o dos grandes tetas?
¿ Dos grandes argumentos o dos grandes tetas?

En muchos casos, la falta de imaginación ha llevado a los directores de campaña a clonar gestos de Obama para quién la imagen ha sido decisiva a la hora de acceder a la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica. Aquí va un ejemplo. 

Tomas Gómez-Obama
Tomas Gómez-Obama

En otros casos, la imagen no ha sido ni definida ni diseñada para alcanzar los propósitos electorales. Simplemente se ha dejado de la mano del ¿fotógrafo? elegir una fotografía casi “de estudio” que obvia el contexto -observa “lo negro” del fondo- y deja ver sólo el perfil del candidato sin añadir  más elementos visuales que ofrezcan una percepción valiosa al observador. No te pierdas esta fotografía de Barreda en la que se ha tenido que aclarar el fondo para verlo un poquito más claro. Antes todo “era negro”. 

Barreda después del aclarado del fondo.
Barreda después del aclarado del fondo.

Finalmente -viva la diferencia- está la estudiada fotografía de Cospedal , vestida de blanco “claridad” en la que con un discreto maquillaje su rostro y manos contrastan y quedan perfiladas claramente con el contexto de CLARIDAD de la misma. Tiene los brazos cruzados, sí, pero no es lo mismo mostrar las manos que esconderlas bajo los codos. Fíjate en la sutileza del dedo índice de su mano izquierda  que señala “hacia arriba” y marca una clara intención: “SER LA NUMERO UNO”. De su cara,  peinado y expresión no merece la pena hablar. Es una mujer atractiva y eso suma puntos. 

María Dolores de COSPEDAL
María Dolores de COSPEDAL

¿ Tu que piensas? 

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Hola, Juan, me parece muy interesante este tipo de análisis y más todavía encontrar un lugar donde se puedan compartir opiniones al respecto. Tengo la mala costumbre de fijarme mucho en la imagen de las personas que ocupan puestos de “representación” del tipo que sea (empresariales, deportivos, políticos…). Siempre pensé que era un defecto mío. Pero ahora descubro que hay más como yo ¡Qué alivio, ya no me siento tan rara!.

    No cabe duda de que en política, una vez más, “todo vale”. Utilizan imágenes de un mal gusto extremo, rayando no sólo lo grosero, si no ya, lo grotesco como es el caso del Partido Democrático de Ciudatella.

    De Tomás Gómez… esa mirada perdida en la lejanía, podría interpretarse como “visión de futuro” pero también alguien que no está al lado del pueblo que, se supone, le va a votar si no alguien que mira “por encima”. No mira a la cara. No me transmite “cercanía”. Creo que no es, en absoluto, acertada y menos todavía si pretendían “plagiar” la imagen de Obama (más patético aún).

    Y por último, el cartel de la Sra. Cospedal, tampoco lo encuentro del todo perfecto. Demasiado BLANCO, en exceso, llegando a parecer totalmente artificial. Creo que se incide demasiado en la CLARIDAD = LIMPIEZA = TRANSPARENCIA. O sobra el fondo blanco o sobra la camisa blanca. Bien por la mirada. Mirada limpia, a la cara, sin nada que ocultar al igual que sus manos. Pero desde luego, es una fotografía bien escogida, bien asesorada y, en mi opinión, técnicamente perfecta.

    Un saludo.

    Nuestros políticos, deberían escoger mucho mejor la imagen que ofrecen en las campañas. Los hay verdaderamente “patéticos”.

    Un saludo a todos.

  2. Gracias Juana por complementar mi modesto análisis. Bienvenida seas a la crítica constructiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.