Del desprecio y la indiferencia.

Hay actitudes personales que merecen los calificativos más nefastos. Este podría ser el caso de quien, ocupando un puesto de alta responsabilidad política o empresarial, hace uso de su posición para menospreciar a las personas tanto por unas supuestas pocas actitudes personales cuanto por una aparente falta de aptitud profesional.

El desprecio suele ser un sentimiento personal muy visceral y poco reflexivo. Surge como reacción inmediata al menosprecio y la ofensa. La indiferencia suele ser consecuencia de un proceso personal mucho más sosegado que traslada a la persona desde un estado de “pelos como escarpias” a un momento de cálculo y cavilación que está relacionado, creo yo, directamente con la inteligencia. Además, desde el punto de vista de los modales – manifestación externa de educación- resulta más eficiente la indiferencia que el desprecio. El desprecio supone atención orientada al que emite la ofensa mientras que en la indiferencia, al no existir emisor, no hay proceso comunicativo. El ofensor no obtiene réplica.

Pregunta: ¿cómo reaccionar ante los “meareservaderiveradelduero” que se escudan en su posición dominante para insultarte?. Respuesta: Simplemente indiferencia. No entrar en el juego que pretenden. Silencio…..IN-DI-FE-REN-CIA.

He consultado a mi oráculo particular: Mi amigo Juan de Sevilla. El me ha dado la clave: ” Mira Güan, pisha, a palabras nezias hoidos zordo”,  a lo que yo añado que la indiferencia es mucho más elegante.

Amiga anónima, espero haber contestado a tu pregunta.

© Juan de Dios Orozco López.

También te puede interesar.....

18 comentarios

  1. Excelente y sabio comentario, querido Juan. ¡Cuantas veces alguno de nosotros nos hemos visto en esa misma situación! A pesar de que me considero una persona más o menos educada, tengo que “pulir” mucho más mi INDIFERENCIA. Tomo nota y ahora mismo, la voy a aplicar o intentar aplicarla. GRACIAS.

  2. Secundo las palabras de Ekintza. Sabio comentario, pero qué difícil es mantener la calma en un momento así, cuando se te disparan un montón de mecanismos de alerta, empiezas a sentirte que no estás preparado para lo que haces, a menospreciarte a ti mismo, a dudar de tus cualidades, de tu formación y tus decisiones…en definitiva, lo que quiero decir es que hay que ser una persona muy serena para mantener el tipo y mostrar la indiferencia precisa, tanto externa como internamente, ya que tan importante es exteriorizar esa calma como mantenerla en tu interior, pero qué difícil es.
    Muchas Gracias de nuevo por tu comentario, de un modo u otro, es alentador.

  3. Estimado Alonso: Todo se aprende, incluso a aparentar serenidad. Podemos estar ardiendo por dentro, pero de lo que se trata es casi de adoptar una actitud momentánea y de “flema británica” ante el provocador. Silencio, media sonrisa, media vuelta y abandono del lugar. Eso los deja totalmente desarmados. Incluso si siguen gritando y bufando cual toro de lidia, adopta una actitud de “tapón en los oídos”. Eso les descuadrará más; seguirán gritando y quedarán en el más absoluto de los ridículos. Gracias por tu comentario y un saludo para ti y mi amiga Ekintza.

  4. Señor, no estoy de acuerdo con usted en que silencio y la indiferencia a un insulto – especialmente de alguien de ”alta sociedad” – sea la mejor solución para el problema. ;* Con todo el respecto, pero en los tiempos viejos erá punto de honor reclamarle al quien nos ofendió, la ”satisfación” en el duelo. Yo pienso que no erá mala idea, con una condición, que ese duelo no tendría lugar por algo que no tiene caso tomar como una verdadera ofensa. Unicamente para defender a nuestro propio honor o el honor de una dama por un caballero – cuando hubo una ofensa muy clara y muy cierta. Con todas las reglas para el duelo, no hay necesidad de cultivar la hostilidad hacia el ofensor y vice-versa. El objectivo del duelo no es venganza y no es matar, sino lograr que el ofensor entienda y confiesa su mal comportamiento y devuelve el honor a la persona ofendida. La posición socio-económica no justifica el derecho de faltarle respecto a los demás. ;* Esta es mi opinión. Saludos.

  5. P.S.: Cada ser humano tiene su propia dignidad y es lógico, que reaciona negativamente a un insulto. La paciencia es una verdadera virtud, no lo niego – pero tampoco se puede estar completamente indiferente cuando alguien insulta lo que es más importante para nosotros… ;* Porque una ofensa puede ser hacia una persona – o hacia una causa que esta persona soporta. Por supuesto, la violencia nunca puede solucionar el problema. No hay porque vengarse. Solo defender – eso es todo. Lo considero necesario defenderme y si no lo hago, me siento mal, me siento humillada, y entonces, baja mi estado emocional hasta que puedo empezar a sufrir de la depresión y eso no me parece muy atractivo para nada… Siento necesidad de defenderme si me insultan, pero en un modo adequado, sin violencia y con calma, con cultura, demostrando buena educación – no voy a responder a un insulto con otro insulto, sino tratar de explicarle al que me insulta, que esta’ mal su comportamiento. Eso es todo. ;* 😉

  6. Y si la persona es inteligente y bien educada, a pesar de todo – entonces, el diálogo será posible. Solo con una clase de gente la discusión no tiene ningún sentido – y esa es la clase de los perdidos para quienes no existen cosas sagradas, quienes no tienen ningunos valores éticos… ;* Ya, no tengo nada más que decir. Solo espero que mi opinión cuenta y que será publicada con respecto a mi derecho de la libertad de palabra – si no estoy haciendo daño a nadie con esta palabra. 🙂 Saludos desde Inglaterra. 😉

  7. Perdón… ;* Solo una cosita más… 🙂 Puedo estar tranquila hasta cierto punto, pero todo tiene sus límites – si alguien me ofende, puedo actuar como si no lo hubiera oido – pero si la persona repite esa ofensa por segunda y tercera vez o más – entonces, no soy una santa y es normal y natural que voy a reacionar en cierta forma porque me va a doler… ;* Es todo. 😉 ”Soy un ser humano y nada de las cosas de un ser humano me es extraño…” [Renacimiento] 😉

  8. Estimada Aisha, es su punto de vista. Sin embargo, creo que culturalmente la indiferencia es una actitud mucho más lesiva para el ofensor que entrar en duelos…dialécticos. Solemos decir en España que no existe mayor desprecio que no hacer aprecio. Esta es la idea. A mayor ofensa hay otras posibilidades, como podría ser llevar a los tribunales al que te ha insultado u ofendido. Es lo que viene a ser un duelo en el que el tribunal juzga la ofensa e impone el castigo.
    Gracias por su aportación.

  9. Su actitud me parece noble y loable. Confieso que pienso igual que usted.

  10. Aquí está la respuesta afirmativa a sus inquietudes, amiga Aisha. Siempre va a tener la posibilidad de expresar su opinión en este blog. Siempre que no se ha ga mención directa a ideología política. Por ello observará que no he publicado un comentario suyo relacionado con un líder religioso. Nuestro blog, que es también el suyo, trata de las FORMAS y los MODOS dejando de un lado los FONDOS. No nos interesa la política ni la religión y si los MODOS en que con nuestra actitud podamos relacionarnos, comunicarnos y vivir más cómodamente.

  11. Creo que usted se refiere a la cita de Publio Terencio Africano (194 a.C. – 159 a.C): “Homo sum; humani nihil a me alienum puto.” cuya traducción es: “Hombre soy; nada humano me es ajeno.” Nadie es perfecto amiga mía. Estoy de acuerdo con usted.

  12. Gracias por responderme. Es usted muy gentil. Si, me refiero a estas mismas palabras. Ellas fueron utilizadas como el motto de la época del renacimiento por su humanismo como el contrario del sistema medieval europeo que ignoraba los derechos humanos por completo… Bueno, le prometo no hacer más referencias a la religión y la política y espero no ofender a nadie involuntariamente. Gracias. Saludos.

    Aisha Baranowska, Inglaterra

  13. El desprecio al final se devuelve y al final se conoce a las personas si son bordes o envidiosas o si se sienten amenazadas por minutos por personas que no le han hecho nada o se sienten inseguras y no aceptan tu derecho de pensar, actuar.. Se olvidan del derecho del respeto que tienen los demás y no aceptan valorar al prójimo. Como consecuencia acaban apartados por sus nuevos ofendidos al no estar agusto. TODOS NECESITAMOS LA ACEPTACIÓN DE LOS DEMÁS. Y lo primero es encontrarse bien consigo mismo y respetando.

  14. Hola Juan de Dios, t cuento q por mucho tiempo me sentí culpable de no poder apoyar como debe ser a mi madre q esta enferma, ps vivo muy lejos de ella y mi hermana que vive con ella, por mucho tiempo me ha hecho sentir mal con su indiferencia, sus malos tratos y siempre tratando de humillarme de forma elegante. Pero ahora me siento bien, ps por fin puse fin a esa situacion con la palabra que marcas INDIFERENCIA creo q eso es el mejor remedio. Gracias a mi me da buenos resultados, ps no debemos permitir q nadie nos humille.

  15. Muy interesantes las respuestas !
    Buscaba este tipo de contenido ,ya que ,en mi caso, es a mi a quien le tratan con indiferencia.
    Por lo que me ha interesado el tema,es porque,.paulatinamente,he desarrollado yo tambien esa indiferencia hacia la persona en cuestion y el grupo que me trataba a mi asi..,.y me sorprendio el que encontrandome con esas personas,.algunos me miren con cierta curiosidad ,incluso admiracion,.cuando paso a su lado ,y notan que ahora es a mi al que le da igual “,hagan lo que hagan ”
    Con ello,me gustaria comentar que dicho recurso,como ataque o defensa emocional/personal esta bien,.pero creo que no es buena gestion el fingir.,mayormente porque la persona se acaba evidenciando,.y ,para mi,.eso es lo realmente ridiculo.
    Opino,que aun costando,es mejor intentar aclarar los problemas,o informar de ciertos comportamientos que nos ofenden, y avisar,que de lo contrario,mantendremos distancias con esa persona por su actitud.
    Las cosas claras…en resumen..
    Fingir indiferencia,.al final, te evidencia.,o por lo menos,yo es lo quehe visto.
    La indiferencia se siente,no se finge sentir.
    Pienso…..o por lo menos,es lo que creo haber aprendido de aquello.

  16. Aunque añado que ,en encuentros ocasionales con personas desconocidas,si es beneficioso el responder con indiferencia frente a unataque…
    En el caso que antes he relatado,.es mas una respuesta de indiferencia ante personas con las que guarde una confianza…
    Matizo eso,solo.

  17. Bueno, yo pienso que el respeto es fundamental, para convivir en sociedad, pero hay muchas personas a las que solo les da seguridad el dominar al debil y se meten con ello.Seguro que con alguien superior y con mas posibilidades de salir victorioso no lo hace.Solo humillan al devil y al ignorante.

  18. Estoy en una asociación, donde ocupo un cargo en su Junta de Gobierno y en una de las reuniones me atreví a ser crítico con el presidente acusándolo de llevar a cabo decisiones que no habían sido aceptadas por la mayoría. La reacción de esa persona fue histérica, yo me puse nervioso y a su altura y acabamos a gritos ante el silencio de los presentes, no me percaté de lo resentido y manipulador que era, ya que ha conseguido que los demás me hagan el vacío y dejen de hablarme.
    Ante esa situación dolorosa que me demuestra ademas que es un manipulador, no sabía que hacer. Voy a seguir su consejo y espero poder superar esta situación. aunque eso signifique alejarme de una asociación donde estaba muy comprometido. Pero creo que nada más puedo hacer…gracias por las indicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.