Jóvenes emergentes en comunicación política.

Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer y detrás de cada político de éxito  hay, en la actualidad, tres o cuatro cabezas que le ayudan a sacar sus ideas adelante y ganar adeptos. Es cierto que los políticos emergentes y los que ya se les ha visto «el plumero» – emergidos-  no podrían acumular éxito o notoriedad sin tener un gran equipo que cuide de su imagen omnidireccionalmente.

Para Barack Obama fue decisiva -y aún lo es- la ayuda del joven asesor y speech writer Jon Favreau. Ahora ha sido David Cameron el que ha hecho lo propio con Samuel Coates, quien le escribe sus discursos y le asesora en comunicación e imagen.

Estos jóvenes asesores dominan las nuevas tecnologías de la comunicación y las utilizan de manera brillante en favor de sus asesorados. El valor de la web 2.0 es innegable, según Coates, para todo. Como ejemplo, cita la posibilidad de presentar la estrategia política directamente y durante las 24 horas del día. Además, en el caso del partido, se puede conseguir financiación en base a pequeñas donaciones realizadas de forma on-line.  Pero, de acuerdo con sus propias afirmaciones, lo que es innegable para el éxito de sus señoritos es el cuidado de la imagen y el poder de la televisión.

El éxito de la imagen, poder de convicción y credibilidad de Obama y Cameron tiene relación directa con la juventud de sus asesores lo que me lleva a reflexionar sobre el refresco al que se deberían someter algunos gabinetes políticos cargados de viejas glorias o de jóvenes promesas de cabeza hueca y escasez de ideas innovadoras. A día de hoy,  aplicado al marketing político, me parece poco acertado el refrán castellano «Más sabe el diablo por viejo que por diablo». Yo diría que más eficaz es el joven innovador que el viejo que cree saberlo todo.

En relación con lo anterior me consta que en los próximos meses se pondrá en marcha aquí, en España, un Master orientado a la praxis política. También se puede y debe aprender a ser buen político, a disponer de poder de convicción, a ser una excelente orador y a presentar tus ideas de forma eficaz ante los medios de comunicación social.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.