El Toisón de Oro no es una condecoración de Estado. Es una condecoración de la Casa Real Española.

Por José Luis Delgado García. Asesor y consultor en Protocolo

Dos preclaros hombres, el uno en la política, el otro en las letras, fueron en el mes de enero merecedores de que el Rey Juan Carlos les otorgara la más preciada condecoración que existe, segunda en importancia del mundo, el Toisón de Oro.

Víctor García de la Concha y Javier Solana Madariaga han sido galardonados, el uno por “su dedicación y entrega al servicio de España, de la Corona y de la unidad de la Lengua española” y el otro por “su dedicación y entrega al servicio de España, de la Corona y de Europa”. Vaya por delante mi personal aprecio y enhorabuena a quiénes desde el día 15 de Junio cuelgan ya en su pecho el Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro y que hacen los números diecisiete y dieciocho de las altas personalidades vivas que ostentan en la actualidad la prestigiada condecoración.

Toisón de Oro
Toisón de Oro

La alta distinción recibida, aunque unos cien años posterior a la famosa Orden inglesa de la Jarretera, la crea en 1429/1430 (los historiadores no se ponen de acuerdo) Felipe III, Duque de Borgoña y Conde Flandes, “Felipe el Bueno” cómo se le ha reconocido,  cuando se casa con Isabel de Portugal y Lancaster. La palabra “Toisón” viene del francés que significa “vellocino”, o la piel del carnero. Ambas, Jarretera y Toisón, se consideran en la actualidad las dos de mayor prestigio y antigüedad que existen en el mundo.

Tras el paso de los años y como consecuencia del matrimonio del Archiduque Felipe de Habsburgo, “Felipe el Hermoso”, con Doña Juana la Loca, la Orden en 1504 pasa a la Corona de España, puesto que este incorporó por matrimonio el Ducado de Borgoña a la Corona de España.

Y es desde entonces que todos los monarcas españoles han sido los Soberanos y Grandes Maestres de la Orden. El Toisón de Oro, por tanto, no es una condecoración de Estado, como sí lo son la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III (máxima Condecoración que otorga el Estado Español), la Real Orden de Isabel la Católica o la del Mérito Civil, sino que por el contrario esta Orden es una orden de carácter “Familiar”; es una orden que han ostentado los jefes de las distintas Casas Reales que han existido a lo largo de la historia en España. Evidentemente, en la actualidad al ser una Orden de “Familia”, pertenece a la “Familia Borbón exclusivamente, y su actual Soberano y Gran Maestre es Don Juan Carlos I de Borbón, como Rey de España y cómo Jefe de la Casa Real Española. Quede esto claro para no confundir y tergiversar la historia de la Orden.

Consecuencia directa es que no es una Condecoración que otorgue el Gobierno de  turno, sino que es una condecoración que otorga directamente el Rey de España a quién cree merecedor de tan alta distinción, y todo ello con arreglo igualmente al articulo 65 de nuestra Constitución del 78 y al RD 1368/87. De hecho, sin faltar a otra de las cuestiones que la Constitución establece que es que la persona del Rey es inviolable y no tiene responsabilidad y que todos sus actos tienen que ir refrendados por el Presidente del Gobierno, es por ello que lo único que hace el Consejo de Ministros es “oír” la decisión del Soberano, no “acordar” la concesión. De hecho se dice en el Real Decreto oportuno: “queriendo dar una prueba de MI Real aprecio…”, y más adelante,  “oído el Consejo de Ministros Vengo en nombrarle Caballero….” Y por ello se publica así en el Boletín Oficial del Estado.

Es claro, por tanto, que no ha sido el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quién ha concedido el Collar del Toisón de Oro a Javier Solana y a Víctor García de la Concha, lo mismo que tampoco lo hizo cuando se le concedió a Adolfo Suárez González. Esto viene a cuento por que cuando a este ultimo, el Rey le otorgó el Toisón la ejecutiva provincial socialista de Ávila se quiso colgar la “medalla”, sino que ha sido personal y directamente el Rey Don Juan Carlos quién en uso de sus facultades y por ser el Gran Maestre de esa Orden de carácter familiar quien les ha concedido tan alta distinción, dando prueba de su “Real aprecio”.

Fíjense que cualquier otro Real Decreto que vean en el Boletín Oficial del Estado llevará siempre la siguiente frase: “a propuesta del Ministro de…………..y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día……..”; es evidente que existe una importante diferencia entre simplemente “oír” o “acordar” en Consejo de Ministros.

De hecho, como señala el historiador José Luis Sampedro no se entiende muy bien que esta concesión tenga que publicarse en el Boletín Oficial del Estado, puesto que no es una condecoración de Estado y si familiar, insisto. Las concesiones que el Rey hizo a José María Pemán, al anterior Duque de Alburquerque, al que fue Presidente de las Cortes, Torcuato Fernández Miranda y al que fue el Jefe de su Casa, Nicolás de Cottoner, Marques de Mondejar, no aparecieron nunca en el Boletín Oficial del Estado, ni refrendadas por el Presidente del Gobierno por ser “órdenes comunicadas de Su Majestad”.

Esta es, a nuestro juicio, la posición que debería haberse seguido siempre, encuadrando el desarrollo de la vida de la Orden en el artículo 65 de la Constitución de 1978, en el que se determina que el Rey dispone libremente en lo referente a la organización de su Casa. De esta forma, eliminaríamos el concepto, que creo injustificado, de que la Insigne Orden sea tratada y equiparada como una mera condecoración nacional en cuya concesión ha de intervenir el Gobierno, absolutamente ajeno a una distinción nacida en el Ducado de Borgoña.

Sin embargo, la práctica posterior a la promulgación de la Carta Magna ha sido, el intento de encasillamiento del Toisón a la cabeza de las Ordenes y condecoraciones estatales españolas, publicándose las concesiones en el B.O.E., en español (no en borgoñón como mandan los estatutos, práctica seguida en el exilio por D. Juan de Borbón, Conde de Barcelona), y refrendándolos el Presidente del Gobierno, figura, insistimos, totalmente ajena a la Institución.

Los nombramientos hechos por Don Juan Carlos demuestran la alta estima en la que tiene esta muestra de su aprecio, pues se ha limitado a conceder el prestigioso collar a eximios servidores de la Monarquía (los ya difuntos, cómo decíamos, marqués de Mondéjar, Torcuato Fernández Miranda, José María Pemán y el anterior duque de Alburquerque); y junto a estos, a miembros de la realeza, monarcas extranjeros o personalidades destacadas en la vida nacional.

Desde que se fundo la Orden del Toisón de Oro, que como hemos dicho data de 1430, se han otorgado aproximadamente unos mil doscientos collares, todos ellos perfectamente numerados. El Emperador Carlos V hizo Caballeros a 51 personas.

Por primera vez en la historia del Toisón, en 1985 el Rey Don Juan Carlos concedió a una mujer el grado de Caballero del Toisón; se trataba de la Reina Beatriz de Holanda, a la que ese mismo año le siguió la Reina Margarita de Dinamarca y en 1989 la Reina Isabel II de Inglaterra; igualmente poseen en el momento presente este grado el Rey Juan Carlos I (1941), S.A.R. Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias (1964), Constantino de Grecia (1964), el Príncipe de Asturias (1981), el Rey Carlos Gustavo de Suecia (1983), el Gran Duque Juan I (Duque de Luxemburgo) (1983) y el  Emperador Aki-Hito (1985).

Dato curioso e importante es que desde 1989 y hasta el año1994 (Alberto II de los Belgas), el Rey no concedió ningún Collar de la Orden, y posteriormente desde 1994 al 2004, es decir diez años, tampoco, siendo el primero en el citado año 2004 para Simeón de Sajonia – Coburgo Gotha, Simeón de Bulgaria, siguiéndole en 2006 el Rey Bhumibol de Tailandia y ya en 2007 se lo concedió al Gran Duque Enrique de Luxemburgo y en Junio de ese año a Adolfo Suárez, tras el cual también se lo concedió al Rey Abdullah de Arabia Saudí, siendo esta concesión muy criticada en su momento.

Los Collares son vitalicios y sólo se pueden entregar sesenta collares. A la muerte de los condecorados sus descendientes tienen que devolver el Toisón de Oro, cosa que en algunas ocasiones no ocurre, por que sus descendientes “no saben donde está”.

Anécdota digna de ser contada fue aquella en la que el Infante D. Jaime de Borbón, hermano de D. Juan de Borbón, sin ningún derecho a ello, otorgo y entregó personalmente al General Franco un Toisón de Oro para que lo luciera en la Boda de su hijo el Duque de Cádiz con María del Carmen Martínez- Bordiú Franco, la “nietísima”. Franco, que de tonto no tenía un pelo, no lo lució nunca a pesar de desear tener uno que fuera verdadero, puesto que era consciente que D. Jaime no era el Jefe de la Casa Real Española

 El vellocino, que es realmente el Toisón, es la piel del carnero que cuelga de un collar con veintiséis eslabones y pedernales despidiendo llamas y con una frase en latín recogida del Libro de los Jueces, en la figura de Gedéon, en su lucha contra los madianitas: “Ante Feriti, Quam Flamma Micet” (Golpea, antes de que surja la llama), junto a  las “B” de Borgoña, conforman lo que hoy podemos ver colgando del pecho en las grandes solemnidades a Su Majestad el Rey o al Príncipe de Asturias, entre otros. Cada Collar cuesta aproximadamente unos cincuenta mil euros, ya que es de oro.

 La orden se constituyó en defensa de los débiles y al servicio de la Iglesia de Dios.

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Enhorabuena, José Luis, por tu interesante artículo. Seguro que a muchos de nuestros lectores les resultará esclarecedor.

  2. No me ha quedado muy claro, si el Toisón, lo da el rey a quien el particularmente estima y considera, o a personajes que han hecho algo importante por España.
    Si fuera esto último, no entiendo tenga el Toisón, Constantino de Grecia, por muy cuñado suyo que sea

  3. El Rey entrega esta orden a quien considera oportuno. A simple vista hay dos casos: Los que han sido premiados con la Orden del Toisón por servicios meritorios a España (Suarez) y los demás. Entre estos últimos están todos los reyes europeos -no los recientemente ascendidos al trono- entre los que está el Rey Constantino de Grecia que aún no reinando, no ha renunciado a la Corona y es considerado Rey por toda la nobleza europea.
    Saludos Buganvilla.
    JDD Orozco.

  4. Buenas noches.

    Me encuentro realizando un trabajo de Investigación sobre el «Toissone» de Carlos V para el curso de Tasación de Joyas en (AETA), he llegado a este blog y la verdad me ha encantado, la información me ha sido super útil.

    Os voy a dejar mi correo por si alguien me puede pasar mas Info y así completar mi investigación.

    lekalizarte@gmail.com

    Muchas gracias, saludos a todos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.