Mayordomos para el s XXI. ¡Viva la diferencia!

¿Para qué sirve un mayordomo en s. XXI? Me lo preguntan en la radio, en la televisión, en los periódicos y en muchísimos sitios. Incluso se interesan algunas personas que se sienten atraídas solo por el salario que se puede llegar a percibir. Para despejar todas las dudas y dejar muy claro que en el s. XXI un mayordomo no es un sirviente al modo de Downton Abbey, no limpia la plata y no es un camarero distinguido, escribo este artículo que tiene fundamentalmente una finalidad divulgativa. Mi visión -afortunadamente para mi, para quienes siguen nuestra formación en iBS y para nuestros clientes- es la de un mayordomo que dispone de habilidades y destrezas multidisciplinares sustentadas en una solida formación que proporciona un programa formativo diseñado y cuidado al detalle y una exquisita selección de quienes siguen nuestros programas. Dos aspectos fundamentales nos distinguen, por tanto, de otras escuelas al […]

Seguir leyendo

Nos hace falta más protocolo.

Esta semana ha dado para hablar y debatir mucho sobre protocolo. A veces los fallos de protocolo son divertidos, pero los tres casos a los que me voy a referir me han producido una gran tristeza porque, conociendo a grandes profesionales de protocolo en Argentina y México, me ha sorprendido lo ocurrido. Ha sido  también una sorpresa por lo inesperado de lo ocurrido y también me ha producido indignación porque, en muchas ocasiones, un fallo de protocolo se traduce en un insulto a una persona o -peor aún- a una nación. Comenzaré por referirme a lo acontecido en Argentina cuando, en un aeropuerto en el que va a tomar tierra el avión que transporta en vuelo oceánico a un Jefe de Estado, resulta que no hay escalera que llegue a la puerta del avión. He oído muchas escusas y leído otros tantos intentos de justificar lo injustificable.  A saber: que […]

Seguir leyendo

La policía exigirá ser educado (o protocolario).

Quien diga que ser educado no está de moda, no sabe ni por dónde le da el aire. Es más, ahora se nos pide ser educado -como si en otros tiempos no hubiera sido así-  en el transporte público, en los establecimientos, en las reuniones de negocios y en nuestra vida social con una sola finalidad: que todos nos sintamos cómodos. La verdad, como reza el aforismo español, «Nunca es tarde si la dicha es buena». Durante muchos años en España -me atrevo a decir que en muchos países de Europa- se ha apartado, despreciado y criticado todo lo relacionado con las buenas maneras que nuestros padres nos enseñaban y exigían. Como en cualquier otra cultura del mundo, aquí se premiaba al niño que cedía el interior de la acera a la persona mayor; se aplaudía al caballero que entregaba el asiento a una señora o se agradecía, con el aplauso […]

Seguir leyendo

De la mala educación, el insulto y otras excrecencias verbales.

Tu ya sabes cómo pienso. Me parece que las formas son al fondo lo que el camino a la meta. Esa ha sido la máxima de las relaciones personales, las diplomáticas o las empresariales. Cualquiera que tenga por deseo la concordia, el acuerdo y alcanzar objetivos comunes, siempre se mueve dentro de los límites que marcan las buenas maneras, la urbanidad, la educación. La aspiración de agradar siempre va de la mano del éxito en las relaciones personales. Sin embargo, tenemos unos políticos que son tan irresponsables -por ser tan maleducados- que juegan con los intereses de sus representados desde posiciones de una pobreza intelectual, escasez de carácter y nula educación difíciles de imaginar y superar. Es fácil de entender que cuando no existen argumentos se recurra al insulto, la acusación sin fundamento y la falsedad como únicas armas. Digo que es fácil de entender, pero para mi es imposible […]

Seguir leyendo

Protocolo y el arte de ser cursi.

Últimamente mi capacidad para reírme de mismo ha aumentado insospechadamente hasta cotas tan altas que producen, a veces, dolor. Me río tanto -incluso solo- que finalmente alcanzaré a tener unos abdominales como los de «Harnor Shuashernerguer», que diría mi  querido amigo Juan de Sevilla. Ahhhhh, Juan de Sevilla!!! ¡qué sería de mi sin su oráculo! ¡Mi alter ego!….que siempre suena más intelectual y, desde luego, más cursi. La verdad es que esto de ser cursi debe ser más o menos un arte porque no todo el mundo sirve para ello. Cuando se descubre a un cursi y se le hace partícipe del descubrimiento, deja de serlo. Al contrario, al cursi que se mantiene siendo cursi durante mucho tiempo o toda la vida, debería reconocérsele el valor como a los militares un acto de servicio ante el enemigo. Es más, deberían ser reconocidos como artistas y, por lo tanto, con derechos de […]

Seguir leyendo

Política y modales.

Sin crucifijo y sin Sagrada Biblia. Lo normal en estos casos. Tenemos un nuevo presidente que no es creyente y que lo ha querido poner de manifiesto en el primer acto público en el que actúa como tal. No hay que rasgarse las vestiduras y este hecho debiera haber pasado desapercibido para todos sino fuera porque significa la ruptura total con lo que se ha venido haciendo. No es tanto la demostración del sentimiento agnóstico como el deseo expreso de quiebra con el pasado, creo yo. Romper con todo lo anterior, por los hechos ejecutados en público, es parte de una estrategia -aún por definir- que deberá contentar a unos y otros. Tanto es así, que incluso nuestro nuevo presidente no ha querido ni siquiera girarse ante S. M. El Rey para hacer una leve inclinación de cabeza -nunca un gesto de vasallaje- que unos interpretan como de sometimiento y […]

Seguir leyendo

Una intervención quirúrgica de éxito para un problema Real.

Esta claro que el Palacio de la Zarzuela no podía dejar pasar el tiempo sin intentar dar solución al desafortunado incidente de la Misa de Pascua que en tan mal lugar ha dejado a La Reina Doña Letizia. Los responsables de Palacio se han enfrentado a un creciente murmullo en el que la indignación de los monárquicos y el oportunismo republicano han sumado -de forma inauidita- contra de la Reina. La crisis que de forma rotunda se ha desatado, no debía ir a más y la oportunidad para disminuir el impacto negativo de un gesto terriblemente desafortunado, ha aparecido con la operación de D. Juan Carlos. Ha sido la solución inmediata para comenzar una campaña de imagen que durará mucho tiempo y que cicatrizará las heridas en la opinión pública pero no eliminará las marcas. Se sabía que D. Juan Carlos debía operarse pero no cuando. Este hecho ha sido […]

Seguir leyendo

Doña Sofía, La Reina de España.

Siempre afirmé con rotundidad y defendí que ella ha sido la mejor Reina que jamás tuvo España, después de Isabel La Católica. Y es que su majestuosidad nunca pudo ponerse en entredicho ni cuando fue Princesa de España -en el régimen de Franco- ni durante todos y cada uno de los 39 años en los que ha sido Reina de España. No he encontrado ni un solo gesto público, ni un solo despropósito, ni una sola palabra que pudiera poner en evidencia a D. Juan Carlos o a un miembro de la Familia Real y no le falta carácter ni firmeza. Doy fe de ello. Incluso D. Juan Carlos la calificó como «una gran profesional» que supo representar su papel con una elegancia de carácter, distinción, abnegación, credibilidad y gentileza nunca vistos antes. Es una dama educada, amable, firme, desenvuelta, culta, afectuosa y exigente, cualidades de las que solo las grandes de espíritu y miras pueden alardear. No […]

Seguir leyendo

Un asiento Real.

Este va a ser el primer artículo del año y más que opinión -que es lo usual en mi- quiero llevar a tu atención alguna anécdota que ya puedo contar porque es de dominio público el hecho que la motivó. Tu ya sabes que mi máxima y la de todos los que nos dedicamos a esto de estar cerca de los dirigentes – los de protocolo siempre estamos ahí- es «VER, OIR Y CALLAR». Naturalmente seguiré teniendo siempre presente este principio pero hoy voy a contarte una anécdota que solo unos pocos conocen y que puede ser ilustrativa de nuestro trabajo protocolista, protocolario, protocolero o protocolar……. como quieras llamarlo. Lo hago porque es -yo creía que no era así- de dominio público. Me ocurrió en la Boda de Su Alteza Real la Infanta Doña Elena en Sevilla. Nunca lo hice público en el blog porque pensé que, salvo los que […]

Seguir leyendo

El saludo correcto.

Se ha escrito mucho sobre la forma correcta de saludar a algunos dignatarios. La verdad es que salvo para el caso de los miembros de las Fuerzas Armadas, la forma de saludar se basa más en las tradiciones que en la exigencia que impone una norma legal. Que yo sepa, ninguna ley en ningún país democrático exige ejecutar un saludo a una autoridad o representante institucional o político que vaya más allá de la mera expresión de respeto. En el saludo se ofrece, como poco, respeto y cordialidad. Acabo de ver en las redes sociales un debate relacionado con el cómo se ha de saludar a un rey y el significado sumiso de determinados gestos. Permíteme que te ofrezca mi opinión no solo en lo que se refiere a la realeza de cualquier país sino a diferentes tipo de saludo. Pongamos como ejemplo a la monarquía británica que en su web oficial afirma: There are […]

Seguir leyendo