Sin pasión no hay combustión.

No son planos. No. En el Reino Unido y la Casa Real británica saben manejar los asuntos de comunicación y pocas acciones se acometen sin antes haber estudiado muy en detalle las ventajas e inconvenientes de dar un paso. Todo el que conozca cómo funciona esto de la credibilidad institucional sabe que hay algunos elementos indispensables. Preparar el camino y buscar un combustible adecuado para el motor monárquico es fundamental. Desde la muerte de Lady Di, en la que la monarquía británica se dio cuenta que necesitaba contratar a expertos y no solo valerse de leales servidores, el camino a seguir está marcado: solo profesionales para tratar su comunicación e impulsar su imagen pública.  El combustible en estos días lo está proporcionando Meghan Markle y así, el motor de la monarquía funciona a la perfección. Lo tienen claro y para ellos lo importante es la institución y no el medio […]

Continue Reading

La mejor manera de pagar un traje.

Que Obama se sirvió de las técnicas de marketing político para su éxito es una realidad y que Macron, el Presidente de la República francesa, ha copiado lo mejor de Obama es una evidencia. Hasta la llegada de Obama, ningún político reciente del mundo se preocupó tanto por su imagen pública  y a ninguno le dió unos resultados tan beneficiosos. Macron se ha valido de un discurso innovador en Europa que conecta emocionalmente con la sociedad, y de una coherencia personal que no se corresponde con su coherencia política. A la vista está que la coherencia política tiene menos valor que la personal y que, por ejemplo, demostrar amor por una mujer que podría ser su madre ha hecho que la aceptación emocional y pasional del observador sobrepase en mucho a la razón que imponen los hechos y sus ideas poco ortodoxas. Macron se ha convertido en un líder moderno que […]

Continue Reading

Protocolo en términos de futuro.

Todo va demasiado rápido. La sucesión de momentos destacables, la velocidad a la que se desarrollan, la rapidez de la difusión en los medios de comunicación y los numerosos frentes que se crean, hacen casi imposible disponer de tiempo para dedicar a la reflexión sosegada. No hay tiempo para determinar, con visión de futuro, la estrategia que se ha de seguir en la actividad pública de dignatarios y personalidades públicas. Ello hace que, en la mayoría de las ocasiones, quienes tienen la responsabilidad de dirigir los Gabinetes de políticos o empresarios no tengan tiempo más que de poner parches a las novedades que ocurren. Mucha actividad pública de la autoridad y poco personal para diseñar, gestionar y actuar hacen un cóctel peligroso.  Más bien pronto que tarde ese cóctel se convierte en altamente explosivo, detona y se producen daños irreparables a la reputación del dirigente y por extensión a la […]

Continue Reading

Entender o despreciar el protocolo.

El protocolo es la gramática común de las relaciones internacionales. Así lo ha afirmado en The Guardian Nicolas de la Grandville, Jefe de Protocolo de la Comisión Europea. Y cuanta razón tiene. El protocolo va mucho más allá del conocimiento de un idioma. Es el lenguaje universal que todo político o empresario, con aspiraciones a establecer o fortalecer relaciones externas, debe dominar. No cabe duda que el inglés es el idioma que más se utiliza entre dignatarios de todo el mundo pero tampoco es necesario recordar que ceder el paso, organizar una buena recepción o despedida, respetar las peculiaridades culturales, ofrecer una sonrisa o adoptar una pose en el momento justo es más importante que ser políglota porque los gestos básicos y más importantes no necesitan traducción para la opinión pública mundial. Sin embargo, algunos personajes públicos desprecian, con la soberbia propia de quien cree saberlo todo porque es rico […]

Continue Reading

Discurso visual y protocolo a la medida.

Quienes gestionan la imagen pública de políticos se enfrentan a la dicotomía de hacer que su señorito sea observado como integrante  del Olimpo o miembro del grupo social que lo vota. Para hacerlo más entendible: o los dirigentes se colocan en un punto distante de la sociedad o se convierten en un integrante más de ella. Como siempre, mantenerse en el punto medio es lo más virtuoso pero el eclecticismo no es bueno ni siquiera para los más poderosos. Ya sabes que admiro profundamente la comunicación que rodea a Obama, que le he seguido durante sus dos mandatos y que me parece que solo el y sus asesores han sabido conjugar en nuestros días, magistralmente, ese equilibrio entre la cercanía a la sociedad que desean los asesores para ganar adeptos y la debida distancia a la que deben situarse los dirigentes para ser creíbles como tales. Las herramientas para el discurso visual de los dirigentes han de […]

Continue Reading

Razón, corazón e imagen pública.

Sentimientos y sentido de la vista. A través de ellos se llega a influenciar. La capacidad de razonar y los demás sentidos tienen poco peso a la hora de tomar una decisión. Es más importante lo nos agrada y nos hace sentir bien que lo que, analizado fríamente y desde la razón, nos conviene. Así tomamos las decisiones que afectan de manera importante a nuestras vidas. Cualquier pequeño detalle afecta a la percepción de manera que si la suma de esos pequeños inputs nos resulta atractiva, reaccionamos de forma positiva al estímulo. Si, por el contrario, lo observado nos resulta desagradable lo rechazamos. En resumidas cuentas, lo que nos mueve en uno u otro sentido, a la hora de tomar decisiones, es el corazón y las emociones y no la razón. Que no seamos conscientes de todo lo que influye en nuestra mente no quiere decir que no se esté […]

Continue Reading

El saludo correcto.

Se ha escrito mucho sobre la forma correcta de saludar a algunos dignatarios. La verdad es que salvo para el caso de los miembros de las Fuerzas Armadas, la forma de saludar se basa más en las tradiciones que en la exigencia que impone una norma legal. Que yo sepa, ninguna ley en ningún país democrático exige ejecutar un saludo a una autoridad o representante institucional o político que vaya más allá de la mera expresión de respeto. En el saludo se ofrece, como poco, respeto y cordialidad. Acabo de ver en las redes sociales un debate relacionado con el cómo se ha de saludar a un rey y el significado sumiso de determinados gestos. Permíteme que te ofrezca mi opinión no solo en lo que se refiere a la realeza de cualquier país sino a diferentes tipo de saludo. Pongamos como ejemplo a la monarquía británica que en su web oficial afirma: There are […]

Continue Reading

Más de lo mismo.

Me cuesta creer que no lo hacen conscientemente. Un jefe de estado que recibe a su homólogo dejando que su perro se acerque a olisquear y pose en una fotografía; una primera dama que acude a mostrar su apoyo a los damnificados en una catástrofe con unos stilettos, como si de un acto social divertido se tratara. O sus asesores son unos lerdos o ambos descuidan aspectos que afectan a la credibilidad de los más altos dignatarios. El presidente Macron, en busca de la cercanía, de la humanización de lo que representa y en un claro intento de copiar al maestro de la imagen pública – Barack Obama- ha incorporado su perro al séquito de recepción de los Jefes de Estado en visita oficial a Francia.  ¿Qué hubiera pasado si el perro comienza a ladrar o, incluso, hubiera mordido en ese momento no ya al Jefe de Estado visitante sino a cualquiera de los presentes? Qué gracioso si se hubiera […]

Continue Reading

Sin protocolo no hay comunicación.

No me interesa – a los efectos de este cuaderno de bitácora- la política. Ya lo sabes. Sin embargo me parece que, para los que nos dedicamos al protocolo, es necesario la observación y la crítica de cuanto acontece públicamente a los dirigentes políticos nacionales e internacionales. Es tan importante la gestión de la presencia de autoridades en actos públicos que nada se puede dejar al azar porque todo afecta a la política, a la diplomacia y a las relaciones internacionales. Tanto es así que me atrevo a decir que donde se hace realmente protocolo puro es en las instituciones públicas. Ya sé que algunos me señalarán con dedo acusador pero, para mi, no es lo mismo organizar, desde el punto de vista del protocolo, un congreso de 1000 médicos que un encuentro del G-20. Aquello es un evento que requiere infraestructuras de todo tipo y esto es un acto que, además, necesita de la visión que […]

Continue Reading

Protocolo y posverdad.

Arturo Torres, psicólogo, afirma que “la posverdad (..) sirve para señalar una tendencia en la creación de argumentarios y discursos que se caracteriza por partir de la asunción de que la objetividad importa mucho menos que el modo en el que lo que se afirma encaja con el sistema de creencias que sentimos nuestro y que nos hace sentir bien”. De la utilización de ideas que encajan más con los sentimientos y creencias particulares que con la realidad y la verdad saben mucho los que se dedican a la comunicación política y la comunicación institucional. Así, se crean percepciones afines a ideologías, objetivos de partido o institucionales a partir de mediasverdades o mediasmentiras. La posverdad se diseña y adapta al público para, haciéndolo sentir bien, sumarlo como adepto o atraerlo hasta el terreno de conveniencia. Quienes utilizan la manipulación para obtener réditos, se apoyan en el concepto de posverdad. Si alguien no […]

Continue Reading