Cada uno en su lugar.

La observación. ¡Cuánto se aprende de la observación! ¡Qué importante es uno u otro gesto! ¡Cuánta contenido e información hay en los gestos! Ya sabes que una de las finalidades del protocolo es decir por el gesto lo que explícitamente no se puede o se debe decir. Desde hace unos años vengo observando qué hacen los dirigentes e intento descifrar el porqué de sus gestos. Me sirve para aprender cómo hacer las cosas bien y evitar cómo hacerlas mal….en protocolo y en mi vida profesional y privada. En algunos casos, esos gestos no son premeditados y descubren intenciones no deseadas por los actores. El dirigente que por ignorancia o desprecio actúe públicamente así,  no es más que un auténtico irresponsable. Un gesto de un gobernante o alto directivo empresarial puede traducirse en un aumento o disminución significativa de los índices de su imagen pública, credibilidad y, en el peor de los casos, […]

Seguir leyendo

La imcompatibilidad del té y el protocolo.

Me puedo meter en un jardín del que me resulte difícil salir. Aún así -perdida la vergüenza y el miedo al qué dirán- voy a escribir sobre la relación de mutua-necesidad-amor-odio que tenemos los que nos dedicamos a la organización de actos y los periodistas. Estos necesitan de nuestra aprobación para colocarse en los sitios donde tirar las mejores fotografías, acceder a espacios «reservados» y presenciar momentos que les permita hacer su trabajo de forma genuina. Nosotros los necesitamos a ellos por aquello de que si «no hay foto no hay acto». El problema surge cuando permitimos que la prensa esté presente en lugares que van más allá de lo que conviene al organizador. Me refiero a que dejando que la prensa campe a sus anchas por cualquier espacio y participe, aunque sea de forma pasiva, en conversaciones muy privadas, la ayuda que necesitamos de ellos se torne en perjuicio […]

Seguir leyendo

No-protocolo como estrategia de comunicación.

«No sirve para nada». Al menos eso es lo que algunos afirman del protocolo. «El protocolo distancia a los líderes de la sociedad a la que se deben», dicen otros. El caso es que, en realidad, el protocolo es utilizado – a veces manipulado- para atender a los objetivos de unos y otros. Lo curioso es que nadie, creo yo, salvo los que nos dedicamos a estos menesteres, se atreve a admitir que -además de procurar la convivencia- sirve para comunicar. Así lo viene a demostrar algunos líderes políticos que lo utilizan, a hurtadillas, como si no les afectase ni interesase. En muchos foros y en este blog he afirmado que son varios los factores que afectan al protocolo en tanto que técnica de comunicación y facilitadora de las relaciones personales, institucionales, diplomáticas, empresariales o políticas. Destaco hoy cómo se utiliza el espacio – sí, lo de ceder o no la derecha-, el tiempo […]

Seguir leyendo

Sharapova: «Mea culpa» y puesta en escena.

Lo decía Mehrabian. Casi el 60% del valor de un mensaje está en la carga no verbal del emisor. Y es verdad, los seres humanos no dejamos de ser animales. Animales racionales pero, al fin y al cabo, animales. Y los animales no hablan. Su comunicación se basa en gestos y ruidos que son las componentes principales de la Comunicación No Verbal. No hace falta hablar para que otros entiendan.  Quede claro que el proceso de observación no es voluntario en sociedades avanzadas sino inducido. Vemos incluso lo que no queremos; vemos lo que no nos interesa e incluso vemos lo que despreciamos. Vemos, observamos y tomamos decisiones. Esto es un hecho. Quien entiende lo anterior y es capaz de utilizarlo en su vida pública, se convierte en un gran comunicador que puede influir en los que lo observan. Algunos políticos y sus asesores saben mucho de lo anterior. Hay mensajes […]

Seguir leyendo

Protocolo «Win-Win»

Es lo que tiene hacer protocolo: procuras adaptarte al medio, intentas el acomodo de las personas, y esperas ajustar las actuaciones personales a la cultura con la que interactúas. A veces sale bien y otras no. Hacer protocolo significa, al menos, tener intención de crear situaciones agradables entre personas que, en principio, pueden ser muy diferentes en su cultura y su religión. La principal función del protocolo social intercultural es provocar la relación eficaz entre culturas y crear un clima agradable en el que anfitrión e invitado se sientan satisfechos. Cierto es que las partes deben renunciar a una porción de sus deseos y comodidades. Es lo que en diplomacia se denomina reciprocidad. Creo que no es necesario recordar que los aspectos culturales y religiosos afectan a los sentimientos y provocan emociones personales.  El protocolo, por lo tanto, es un instrumento de acercamiento entre personas. Por eso, el protocolo intenta que los sentimientos, las emociones y las […]

Seguir leyendo

Diez preguntas insolentes y una respuesta protocolaria.

DIEZ PREGUNTAS 1.-¿Por qué tengo que recibir a quien me desprecia y pretende humillarme? 2.-¿Por qué tengo que agradecer un servicio cuando no solo no se me ha prestado sino que se me ha perjudicado? 3.-¿Por qué tengo yo que estar siempre sometido a la norma mientras que otros la desprecian? 4.-¿Por qué debo callarme cuando otros vociferan? 5-¿Por qué tengo que respetar a quien no me respeta? 6.-¿Por qué debo poner al mal tiempo buena cara? 7.-¿Por que tengo que ceder cuando ellos pretenden preceder? 8.-¿Por qué debo saber ser y aprender a estar estar mientras ellos solo quieren parecer y aparentar? 9.-¿Por qué estoy obligado a medir mis palabras cuando ellos vociferan e increpan? 10.-¿Por qué tengo que admitir, cien mil veces 100, pulpo como animal de compañía? UNA SOLA RESPUESTA Porque eso te hace diferente a ellos. © Juan de Dios Orozco López

Seguir leyendo

Llo zoy poco protocolario. ¿Tú qué shampús hutilisaz?

Lo he oído muchas veces de boca de autoridades: «Yo no soy protocolario» Esto es lo que me dijo un Subdelegado del Gobierno en un acto que yo dirigía. En otra ocasión, con tono burlesco, el Presidente de una Comunidad Autónoma -que conocía mis abiertas críticas a su Jefe de Protocolo por su falta de pericia y escaso conocimiento-, en otro acto que yo dirigía, me espetó: «¡Hombre, cuánto protocolo!», a lo que le contesté con mucha educación: «Presidente es mi obligación cuidar de su imagen en esta casa y hacer las cosas bien» No me contestó y, de hecho, volvió loco a mi «señorito», reventando todos los movimientos que estaban previamente diseñados y acordados con su Gabinete. Me las hizo pasar «canutas» y me dejó bien claro, con sus escasas formas protocolarias, que mis críticas a su Jefe de Protocolo las debía pagar. Aún así, no logró que el acto resultara deslucido. […]

Seguir leyendo

Los políticos vienen de Raticulín.

Lo contaba hace unos días en una entrevista que me hicieron en Lisboa cuando finalicé mi intervención en las X Jornadas Internacionales que celebraba la Asociación Portuguesa de Protocolo: Los de protocolo estamos ocupando espacios en el ámbito de la comunicación que otras disciplinas no han querido o no han sabido hacer suyas. Me refiero a esto de la gestión de la imagen pública que cada día tiene mayor interés y peso dentro de la comunicación institucional, política y empresarial. Ahora hablamos y hacemos, cada vez más, de asesores de imagen pública.  Por favor, entiéndelo: cuando hablo de imagen pública no lo hago (solo) de la imagen personal, del color que mejor va con el tono de piel o del corte de pelo más favorecedor. Hablar de imagen pública es observar a un dirigente desde una perspectiva holística -este término viste mucho a los intelectuales y a mí me ha […]

Seguir leyendo

Si no hay prensa , SÍ hay acto. El discurso protocolario (I)

Sí, sí. El estudio de los actos políticos y sus «saraos» anejos es muy interesante, pero las grandes concentraciones en las que el líder era aclamado por decenas de miles de seguidores -si no cientos de miles-  tienden a desaparecer. Es muy cierto que los actos políticos son herramienta estratégica de comunicación  y parte fundamental de las acciones de marketing político. No obstante, los resultados que arrojan los actos políticos con presencia masiva de personas, en términos de rentabilidad mediática, no son tan altos como los riesgos que es necesario asumir y los elavados costos económicos en que se incurren. En nuestros días la ventaja de que nadie en un acto político multitudinario cuestione lo que se afirma, queda minimizada por el riesgo de que a algún desaprensivo se le ocurra crear una situación de inseguridad. Está claro que la posibilidad de enviar mensajes contundentes que nadie pueda distorsionar o interferir -como ocurre […]

Seguir leyendo

Una burda copia de imagen.

El contrato de Pedro Sánchez es una mala copia del ya firmado de

Lo decía un profesor mío, hace años, cuando asistí a un curso de Gestión de Crisis y Prevención de conflictos en la Escuela Diplomática. El había participado en el grupo de diplomáticos españoles que negoció la entrada de España en la antigua Comunidad Económica Europea. «Nada de innovar al principio. Copiad. Hay que copiar lo que a otros les ha funcionado. Cuando domines la situación -sólo entonces- da el paso e introduce nuevas ideas. Entonces llega la innovación que, en la mayoría de los casos, es una copia mejorada de lo que otros inventaron. A partir de ahí, se puede ser creativo» Lamento no recordar el nombre del autor de tan sabia aseveración. No se refería, naturalmente, a hacerse con la propiedad intelectual de lo que otro creó -circunstancia ésta muy de moda nuestros días-, sino a recoger y utilizar con honestidad lo que ya está bien hecho para darle […]

Seguir leyendo