La policía exigirá ser educado (o protocolario).

Quien diga que ser educado no está de moda, no sabe ni por dónde le da el aire. Es más, ahora se nos pide ser educado -como si en otros tiempos no hubiera sido así-  en el transporte público, en los establecimientos, en las reuniones de negocios y en nuestra vida social con una sola finalidad: que todos nos sintamos cómodos. La verdad, como reza el aforismo español, «Nunca es tarde si la dicha es buena». Durante muchos años en España -me atrevo a decir que en muchos países de Europa- se ha apartado, despreciado y criticado todo lo relacionado con las buenas maneras que nuestros padres nos enseñaban y exigían. Como en cualquier otra cultura del mundo, aquí se premiaba al niño que cedía el interior de la acera a la persona mayor; se aplaudía al caballero que entregaba el asiento a una señora o se agradecía, con el aplauso […]

Seguir leyendo

Macri y el protocolo en su visita de estado a España.

Acabo de leerlo en el diario argentino la nación en el que se escribe sobre el protocolo -referido a la indumentaria y otras normas de cortesía- que regirá los actos con los que SS.MM Los Reyes de España han honrado al presidente de mi muy querida Argentina. Me piden en las redes sociales que de mi opinión porque el artículo, aunque cargado de verdades, necesita aclarar algunos detalles. Tengo la inmensa suerte y el verdadero honor de haber servido en la Casa de S.M El Rey y mi opinión, creo yo, puede ayudar a comprender y a ampliar lo ya explicitado en el artículo. Confieso que lo escrito me ha gustado y debo destacar una frase que hago mía: «…los códigos de ceremonial adquieren un valor semántico de relevancia: cumplirlos o transgredirlos será una declaración de principios«. Por eso, el presidente argentino y su esposa, con su indumentaria, contribuirán a facilitar las […]

Seguir leyendo

Sharapova: «Mea culpa» y puesta en escena.

Lo decía Mehrabian. Casi el 60% del valor de un mensaje está en la carga no verbal del emisor. Y es verdad, los seres humanos no dejamos de ser animales. Animales racionales pero, al fin y al cabo, animales. Y los animales no hablan. Su comunicación se basa en gestos y ruidos que son las componentes principales de la Comunicación No Verbal. No hace falta hablar para que otros entiendan.  Quede claro que el proceso de observación no es voluntario en sociedades avanzadas sino inducido. Vemos incluso lo que no queremos; vemos lo que no nos interesa e incluso vemos lo que despreciamos. Vemos, observamos y tomamos decisiones. Esto es un hecho. Quien entiende lo anterior y es capaz de utilizarlo en su vida pública, se convierte en un gran comunicador que puede influir en los que lo observan. Algunos políticos y sus asesores saben mucho de lo anterior. Hay mensajes […]

Seguir leyendo

Llo zoy poco protocolario. ¿Tú qué shampús hutilisaz?

Lo he oído muchas veces de boca de autoridades: «Yo no soy protocolario» Esto es lo que me dijo un Subdelegado del Gobierno en un acto que yo dirigía. En otra ocasión, con tono burlesco, el Presidente de una Comunidad Autónoma -que conocía mis abiertas críticas a su Jefe de Protocolo por su falta de pericia y escaso conocimiento-, en otro acto que yo dirigía, me espetó: «¡Hombre, cuánto protocolo!», a lo que le contesté con mucha educación: «Presidente es mi obligación cuidar de su imagen en esta casa y hacer las cosas bien» No me contestó y, de hecho, volvió loco a mi «señorito», reventando todos los movimientos que estaban previamente diseñados y acordados con su Gabinete. Me las hizo pasar «canutas» y me dejó bien claro, con sus escasas formas protocolarias, que mis críticas a su Jefe de Protocolo las debía pagar. Aún así, no logró que el acto resultara deslucido. […]

Seguir leyendo

Ser elegante.

Lo he leído esta semana en un titular atribuido a Givenchy que afirmaba «Ya no hay elegancia……» Se refería a la elegancia exterior pero yo quiero referirme a la interior. La exterior, la que me hace girar la cabeza cuando observo a una señora caminar de manera natural, sin aditamentos ni especiales ropas o complementos, es el fruto de la distinción interior, de la sencillez de la conducta personal y del espíritu personal honesto. Y eso se nota. Siendo hombre, me permitirás que me refiera hoy a la mujer aunque esto de la elegancia no entiende de géneros. Quien pretende ser elegante por medio de la indumentaria, solo logra convertirse en servil fantoche de la moda pasajera. Lo decía Coco Chanel: «La moda pasa pero el estilo permanece» Por eso la elegancia es como un cóctel, resultado de la suma de ingredientes como la discreción, la naturalidad, el sentido de la estética, la moderación […]

Seguir leyendo

La elegancia no es cuestión de corbatas.

Antes de comenzar, quiero pedir disculpas por no haber asistido a mi cita semanal con vosotros de la semana pasada. Mucho trabajo, muchos proyectos y muy poco tiempo. Ya os iré informando… Si piensas que voy a hablar de chaqués, trajes de noche, pamelas o taconeo, mejor dejas de leer este post. Ya sabes que considero muy importantes las formas y las formalidades. Para muchos, esto de los códigos -sea cual fuere la actividad codificada- no es materia de su desinterés. El «corsé» que imponen las normas es algo que no va con ellos. Con los demás puede, pero con ellos no. Están convencidos, por ejemplo, que vestir de etiqueta o de manera formal responde a exigencias de otras antiguas y remotas épocas. Ellos son más de chanclas, bermudas y camisetas de tirantes con palmeras y girasoles, que es mucho más moderno, proporciona libertad de movimientos y no atenta contra […]

Seguir leyendo

Una imagen pública llena de pelos.

Mi amigo Luís Díaz Meco llamaba mi atención sobre  las fotografías en las que Ana Botella, alcaldesa de Madrid, aparece de madrugada supervisando las labores de limpieza con las que finaliza la huelga. La presencia de la Alcaldesa no solo no está fuera de lugar sino que es casi obligatoria por cuanto con ella se pone de manifiesto que una responsable institucional siempre está en primera linea de lo que acontece. Es su obligación estar «a las duras y a las maduras» Nada que reprochar -por mucho que algunos afirmen lo contrario- a la actitud de Ana Botella y al hecho de presentarse de madrugada para supervisar con su presencia las labores «del desescombro» madrileño. Como siempre nos enfrentamos a los problemas de fondo – resueltos, al parecer, satisfactoriamente- y a la forma con que se acometen dichos problemas que hacen incoherente la intención comunicativa de dar por finalizados los […]

Seguir leyendo

¿El mejor protocolo?: El que no existe.

Lo leí el otro día. Lo afirmaba la actriz y cantante norteamericana Lea DeLaria: «First learn the rules. Then break them» Es muy cierto que para romper las reglas, en primer lugar, hay que conocerlas. De lo contrario, ni siquiera tendrás la certeza de si realmente estás rompiendo con algo. La realidad hace que el desconocimiento de lo que se debe o puede hacer en un momento determinado, te impida tener conciencia plena del alcance de tus actos. Solo conociendo cómo actuar sabrás hasta qué punto rompes reglas y si esa ruptura tendrá consecuencias agradables y alineadas con tus intereses o, por el contrario, te acarreará problemas. A veces, muy especialmente en ambientes socialmente exigentes, romper las reglas de comportamiento tienen consecuencias positivas porque con ello se desactiva la rigidez de las formas y los modos, creando ambientes distendidos. Si nos referimos al protocolo en su acepción de convención social, […]

Seguir leyendo

Fotogenia y estrategia de imagen pública.

A menudo leemos y oímos cómo personalidades de diferentes ámbitos, con sus «gestos», movilizan voluntades consiguiendo enviar grandes paquetes de información sin llegar a decir palabra. Hacer que una fotografía o secuencia de fotogramas emitan el mensaje deseado es extremadamente difícil y su interpretación puede verse afectada por múltiples factores entre los que se podría destacar -si nos referimos a personas con altas responsabilidades- el auto control del fotografiado, el marco en el que se desarrolla la acción o la actividad informativa entorno a un determinado tema. Cuando alguien, a  través de la fotografía, es capaz de enviar la información deseada en el momento oportuno decimos de él que es fotogénico. Este es el caso de Obama. Verbalizar una idea en público -frente a medios de comunicación o personas de destacada importancia- puede resultar improcedente hasta el punto que mostrar acuerdo o desacuerdo puede traer desagradables consecuencias. Por eso muchos de los políticos y altas personalidades de dimensión […]

Seguir leyendo

Deconstruyendo la imagen pública de Rafael Nadal.

Muchos son los llamados a la gloria y muy pocos los elegidos. Siempre he sostenido que los genios siempre tienen un punto de soberbia y altivez porque, siendo conscientes de su unicidad, no permiten que sus logros o afirmaciones sean puestos en entredicho por otros supuestamente menos capaces. Parecería lógico, entonces, que la altivez fuera una de las características diferenciadoras para poder presumir de genialidad. Dicho esto, es cierto que la opinión pública disculpa cualquier actitud de envanecimiento siempre que el éxito del que lo practica lo justifique. Un caso flagrante es el del que fuera entrenador del R. Madrid, cuyo bagaje profesional le permitía afirmar sobre su persona estupideces tales como «No soy el mejor del mundo, pero creo que no hay nadie mejor que yo» Hay otras formas más distinguidas de alcanzar la genialidad y de eso sabe mucho Rafael Nadal. Entre los componentes de la imagen pública de un genio podríamos incluir […]

Seguir leyendo